Cazadores de Nazis. Las bandas antifascistas en el París de los años 80.

A principios de los 80 desembarca proveniente de Inglaterra la emergente cultura skinhead en las calles parisinas. Pronto, como sucedería en otros países, el Frente Nacional y otros grupúsculos de extrema derecha encontrarán entre ellos un importante caldo de cultivo para la difusión de sus ideas nacionalistas y xenófobas. A mediados de los 80 la práctica totalidad de la escena skinhead de la capital francesa, salvo honradas excepciones, era de carácter neonazi. Y además muy activa. Entre sus frecuentes actividades estaban el asalto a grupos de punks o antifascistas, tanto en la calle como en sus conciertos o actos, además de participar de forma visible en mítines y marchas del Frente Nacional de Jean Marie Lepen, u otros grupos, que los utilizan como reclamo y fuerza de choque. Surge de esta manera, tras las continuas agresiones a inmigrantes o cualquiera que considerarán enemigo, y con la connivencia policial que deja actuar a los neonazis, la necesidad de organizarse y enfrentarse de forma radical a estos grupos. Y además el enfrentamiento debía ser en el lugar que controlaban los propios neonazis, es decir, las calles de París.
ANTIFA_CHASSEURS_DE_SKINS7
Estos años marcan el salto de la influencia en los barrios y suburbios parisinos de la música rock y la llegada de la cultura hip hop. Jóvenes que, por su condición de inmigrantes, su proximidad al movimiento punk, rocker  o al rap, comienzan a juntarse en bandas para acabar con los boneheads que inundan sus calles. Todo ello desembocaría en una mezcla de estilos que identificaría, junto con su símbolo personal, a cada banda. Entre ellos era normal lucir símbolos antifascistas, bombers y botas con punta de acero, no en pocas ocasiones “requisadas” a los boneheads, pero también zapatillas hiphoperas, tupes y chupas de cuero… Y deciden no esperar a encontrarse con ellos sino ir a buscarles a sus calles, sus barrios y a cada uno de los actos o conciertos en los que aparezcan. Bandas formadas por no más de una o dos decenas de veinteañeros, entrenados en artes marciales y deportes de contacto, que deciden limpiar sus calles de la escoria neonazi.
ANTIFA_CHASSEURS_DE_SKINS18
Los Red Warriors surgen en 1985 y actuarían hasta 1991, son quizás uno de los grupos más comprometidos. Provenientes del entorno punk y skinhead, sus alrededor de 18 miembros tenían como requisito para entrar a la banda ser expertos en algún arte marcial, generalmente Full Contact, Thai Boxing o Kung Fu, y traer algún trofeo en forma de prenda arrancado en una pelea a un neonazi. Asaltaban los lugares de reunión de los boneheads con sus bombers volteadas para distinguirse de ellos. En una ocasión atacaron una okupación perteneciente a los skins en Maraichers. Para contrarrestar los ataques neonazis a los conciertos fueron adoptados como servicio de seguridad por multitud de grupos, como la banda punk Berurier Noir.  Durante las elecciones francesas de 1988 fueron contratados por algunos partidos de izquierda para realizar la pegada de carteles debido a las continuas agresiones que recibían sus miembros por parte de la extrema derecha al hacerlo. Cuentan que las furgonetas de reparto hicieron un buen servicio a la banda reutilizadas como vehículo en sus correrías antifascistas.
DUCKY BOYS (c) Fred
La “moda” de cazar nazis comienza a extenderse como la pólvora y montones de jóvenes, principalmente de los suburbios, organizan su propia banda. Bandas de rockers se unen a la oleada antinazi. Éstas últimas tienen sus raíces en los llamados Black Panthers que actuaron entre 1978 y 1984. Eran rockers de piel negra en un mundillo en el que lo normal era ser blanco y lucir banderas sudistas. Luchaban contra los llamados “Rebels” racistas. De su acción y ejemplo surgirían bandas como los Ducky Boys, entre 1985 y 1992,  que limpiarían el barrio de Les Halles, histórico punto de reunión neonazi. Su logo era una cruz céltica con uno de sus brazos rotos y en la parte trasera de su bomber lucían la frase “Chasseurs de Skins”, Cazadores de Skins. Su estética rocker unida a elementos del hip hop supone toda una transición generacional.
Estas bandas y otras, como los Ag Nays o los Black Dragons, vigilarán las calles durante años expulsando a los neonazis de ellas. Los boneheads se refugiarán en los campos de futbol, principalmente en la cancha del Paris Saint Germain, donde comenzaran a cambiar su forma de vestir ante el peligro que supone ir por las calles luciendo su habitual estética, predominando, como en otros países, la estética denominada “casual”. Estos serán las principales víctimas de los Ruddy Fox. Surgidos de los Ducky Boys junto con chicos de barrio tendrán como principal misión cazar casuals en los alrededores de los campo de fútbol. Ante el abandono de los boneheads de su estética habitual, los Ruddy Fox comienzan a recuperarla para si mismo, devolviendo finalmente la cultura skinhead a donde pertenece realmente. Como Domino, miembro de la banda, dice “Empezamos como cazadores, terminamos como skinheads. Pero siempre antifascistas.”
Con la desaparición de los neonazis también desapareció la unidad entre las bandas de cazadores. La cultura hip hop y la importación de los modelos de las bandas americanas trajo consigo una nueva forma de entenderlas para los jóvenes parisinos en los 90, que comenzaron a enfrentarse entre sí. Sin los boneheads en las calles no tenía sentido la existencia de los antinazis  y, unido a los problemas legales por su actividad y la persecución policial y mediática, hizo que cada uno continuara su propio camino.
Las bandas parisinas apostaron por la lucha cotidiana contra el racismo en las calles a golpe de puño. Grupos unidos por motivos de afinidad o amistad sin los que resultaría imposible explicar el contexto de los guetos y las bandas parisinas en la actualidad. Y constituyen, sin duda, un enlace entre las ideas revolucionarias que defendieron sus padres haya por mayo del 68 y los disturbios en los guetos protagonizados por sus hermanos pequeños hasta el día de hoy.
ANTIFA Chasseurs de skins FRONT
El documental Chasseurs de Skins, de producción francesa, narra su historia (para ver en castellano, seleccionar traductor BETA en subtitulos):

Artículo extraido de:

http://revistacontrahistoria.blogspot.com.es/2012/02/cazadores-de-nazis-las-bandas.html

También te puede interesar:

Artículos, Internacional, Memoria Histórica