1979. Noticia de “El País” sobre el asesinato de Andrés García a manos de un grupo de fascistas.

El próximo lunes día 29 de abril, se cumple el 37 aniversario del asesinato de Andrés García Fernández, militante comunista del PCE; agrupación del Retiro, de 18 años por las bandas fascistas de la ultraderecha, crimen que hasta el día de hoy no ha sido reparado, y no considerado como victima del terrorismo.

Sus padres María del Carmén Fernández y Andrés García Oset, ambos fallecidos, jamas se recuperaron de esta tragedia, por esto el lunes 29, se celebrará a las 17,30 un emotivo homenaje en su recuerdo y memoria, en el cementerio civil de la Almudena.

Dejamos la noticia de “El País” un día después de los hechos, en la que los amigos que en aquel momento acompañaban a  Andrés, explican como sucedió todo.

MARTES, 1 de mayo de 1979

Hoy, a las tres y media de la tarde, se procederá al sepelio del joven Andrés García Fernández, de dieciocho años, asesinado el domingo en la calle Goya por un grupo de jóvenes, uno de los cuales portaba un brazalete con la cruz gamada. El cortejo fúnebre partirá del local del PCE donde ha sido instalada la capilla ardiente, en la calle Abtao, número 23, y el entierro se realizará en el cementerio de San Isidro.

Los amigos que lo acompañaban cuando sucedió la agresión aseguran que ésta «sólo puede explicarse como un acto vandálico por parte de los agresores, sin que en el origen del incidente existiera la más mínima implicación política».Los amigos del joven asesinado, Justo, José, Alberto y José Luis, ninguno de los cuales milita en partidos políticos, insisten en sus manifestaciones en que «las informaciones hasta ahora difundidas parece que intentan manipular los hechos y dar la impresión de que fue un enfrentamiento entre comunistas y nazis, para así justificar la agresión de los atacantes».

«Serían las nueve y cuarto de la noche. Habíamos ido a ver la películaLa cocina del infierno, en el Carlos 111, y no Siete días de enero, en el Tívoli, como se ha dicho. Ibamos cinco. Nos conocemos de hace unos dos años, tenemos aficiones deportivas comunes. Al salir del cine, a la altura de la cafetería California 47, vimos a un grupo de unos diez o quince muchachos de nuestra edad. Uno de ellos llevaba en el brazo un brazalete con la cruz gamada. Parecía que estaban molestando a un viejo, posiblemente, por su aspecto, un borracho, aunque quizá no. Nosotros pasamos de largo. »

Uno de estos chicos precisa: «Yo volví la cabeza unos metros más adelante, vi que uno de aquéllos parecía amenazar al viejo con el puño, y vi también que nos observaban a nosotros. Un poco más adelante oímos como una carrera e inmediatamente vimos que nos atacaban con un puño metálico. Otro llevaba una cadena. Echamos a correr. Cuatro de nosotros nos reunimos denuevo cerca de El Corte Inglés y vimos que faltaba Andrés. Desde una cabina llamamos a la policía y luego nos fuimos a casa de Andrés, en la calle de Menéndez Pelayo, número 36. Allí contamos a su padre lo que había pasado. Volvimos a llamar a la policía y nos dijeron que nuestro amigo había sido ingresado en el Francisco Franco con heridas graves y que un coche patrulla nos recogería para tomarnos declaración. Nos llevaron a la comisaría de Buenavista y allí nos enteramos de que había muerto. »

La vendedora de helados de la calle Goya esquina a Hermanos Miralles asegura que no fue allí donde mataron al chico, en contra de lo que han señalado algunas informaciones. El grupo de agresores alcanzó a Andrés en la manzana anterior, en Goya esquina a General Pardiñas. Allí, uno de los agresores le asestó dos puñaladas mortales. «Puede que hubiera un testigo excepcional, el pipero que está en esa esquina todos los domingos y festivos», han comentado algunas personas del barrio. Por su parte, un ordenanza del hotel Goya, desde la puerta, vió pasar corriendo a los agresores. «Yo conté cinco chavales, de unos dieciséis años, que iban corriendo hacia Alcalá. Dos mujeres, que debieron presenciar lo ocurrido, los perseguían. Otra mujer dijo que hacia abajo, en dirección a la Castellana, iban más.»

Andrés García Fernández estudiaba tercero de BUP por las tardes y por las mañanas cumplía servicio militar voluntario en el Ejército del Aire. En principio, el Ejército del Aire se ofreció a instalar la capilla ardiente en el Hospital Militar de la calle de Arturo Soria. Ayer por la tarde, mientras una ambulancia militar y un coronel esperaban en el Instituto Anatómico Forense la orden para el traslado del cadáver, paralelamente se comunicó al PCE que el Ejército del Aire no podía instalar la capilla ardiente del muchacho. El PCE improvisó ésta en el local antes mencionado.

Según los amigos de Andrés, éste no solía hablar de su militancia comunista y en su comportamiento jamás habían advertido que fuese militante de partido. El mismo les informó de ello hacía unos meses.

Andrés marchó con sus padres, Andrés y Carmen, y su hermano menor, a Francia, en 1964, como consecuencia de haber cerrado la empresa en la que trabajaba el cabeza de familia, y regresaron hace dos años a España.

Por otra parte, este atentado ha sido condenado en comunicados expresos al efectos por el PCE, el PSUC, el PSOE, el MC, el PTE, la ORT, la Joven Guardia Roja, Unificación Comunista de España, CCOO y UGT. Los comunicados exigen el esclarecimiento de los hechos y la disolución de las bandas fascistas.

También te puede interesar: