Carta de la Unión Autónoma de Trabajadores sobre la situación actual en Ucrania.

Análisis de la actual situación política en Kiev realizado por Unión Autónoma de Trabajadores, organización anarcosindicalista ucraniana.

Las leyes que fueron aprobadas el 16 de enero mostraron que la facción de la clase dominante que ahora controla el gobierno está lista para instalar una dictadura burguesa reaccionaria al estilo de los regímenes latinoamericanos de la década de los 70. Las “leyes de la dictadura” son criminalizar toda protesta y limitar la libertad de expresión. También ”establecen una responsabilidad” sobre el “extremismo”. Portavoces parlamentarios de la dictadura de clase de la burocracia corrupta y de la burguesía monopolista son el Partido de las Regiones y el llamado Partido “Comunista” de Ucrania, que hace mucho tiempo se ha convertido en una fuerza política al servicio de los intereses del capital.

El sistema represivo de Ucrania se apoya en los aparatos de la policía y en pandillas callejeras de provocadores progubernamentales. A veces este tipo de estructuras paramilitares son comandadas por oficiales de policía jubilados. Los escuadrones de la muerte están también en la acción. De acuerdo con informaciones confirmadas, dos personas fueron secuestradas de un hospital y torturados. Uno de ellos murió en un bosque. Las fuerzas especiales disparan milimétricamente contra los manifestantes, y no sólo con armas de dispersión. Uno de los muertos, según una foto de su cuerpo, recibió un disparo en el corazón. Según todos los indicios, fue víctima de un francotirador. En la mañana del 23 de enero, el número de los muertos oscilaba de 5 a 7 personas. Y desconocemos la magnitud real de la violencia.

La ideología del régimen en el poder es una mezcla de nacionalismo al estilo de Putin, teorías de la conspiración y la convicción de su derecho, como elite, de gobernar sobre una población estúpida. Grupos de apoyo a los Berkut (la principal fuerza de la policía antidisturbios) vuelcan en las redes sociales artículos antisemitas que dicen que los líderes de la oposición son Judios y que quieren viciar al pueblo mediante la legalización de los matrimonios del mismo sexo. Esto apenas se diferencia de la retórica de los radicales ucranianos de la derecha.

En los últimos días, no solo la extrema derecha está confrontada al gobierno, sino también la gente que tiene puntos de vista más moderados. Ellos constituyen la mayoría de los manifestantes. Muchos de ellos son indiferentes al nacionalismo o están predispuestos negativamente al mismo. Muchos de ellos no están a favor de la integración en la UE. La gente sale a las calles para protestar contra la violencia policial. Y una parte importante de ellos es poco entusiasta o incluso escépticos sobre los enfrentamientos en la calle Grushevskogo. A menudo se escucha que los radicales de la derecha son un “caballo de Troya” de Yanukovich y los servicios especiales, creados para desacreditar la protesta. Ciertamente, habría mucha más gente de Kiev participando en las protestas si hubiese alguna manera de echar a esos idiotas, que son útiles al gobierno, fuera de las calles. El top de sus demandas es que les den puestos de trabajo en el Servicio de Seguridad de Ucrania después de la victoria de la “revolución.”

Los anarquistas deberían participar en manifestaciones y piquetes que defiendan los derechos y libertades usurpadas por las leyes de 16 de enero. Tiene sentido realizar acciones en el entorno de trabajo o en el barrio de cada cual, y ayudar a sabotear las decisiones de la dictadura. No tiene mucho sentido participar en las actividades en la calle Grushevskogo, que desde el principio, carecían de sentido. Estas actividades sólo dan al gobierno una bonita imagen para la televisión, sino que le permiten identificar los elementos radicales mediante la localización de los teléfonos móviles y la grabación en vídeo.

Tanto en el caso de la victoria de la oposición, así como en el caso de la victoria del gobierno, tendremos que librar una larga y dura guerra contra cualquiera de ambos regímenes. Esto debe entenderse. Necesitamos reunir fuerzas para comenzar a dictar nuestra propia agenda libertaria y proletaria en la política ucraniana .
No hay dioses ni amos ! Ni nación ni fronteras!

Unión Autónoma de Trabajadores, Kiev locales

23 de enero 2014

UUATKIEV

 

También te puede interesar:

Noticias